No te pierdas...

Procesamiento Central-Lateral

Procesamiento Central-Lateral

Procesamiento Central-Lateral

Hay muchas razones para querer lograr una mezcla que suene completa y amplia. Una mezcla que es perceptiblemente más plena y más amplia sonará “mejor” para el oyente. Crear una mezcla que tenga más presencia, pero con una textura más interesante, puede añadir interés a las diferentes secciones de una canción o mejorar la disposición de una pista.

Una mezcla con amplitud se puede lograr a través de técnicas de panorámica y de imagen estéreo, incluyendo un arma secreta del ingeniero consumado: el procesamiento central/lateral (Mid/Side processing). El el procesamiento central/lateral es una forma muy eficaz de hacer ajustes a la espacialización de una mezcla o master.

El canal medio (Mid) es el centro de una imagen estéreo. Cuando se estimula el canal medio, el oyente percibe un sonido más centrado (mono).

El canal lateral (Side channel) son los “laterales” de una imagen estéreo. Cuando se estimula el canal lateral, el oyente percibe una sensación más amplia del sonido.

Los ajustes tonales o dinámicos, como la ecualización, procesamientos de dinámica, reverberación, etc, se realizan tradicionalmente en mono o en estéreo. Es decir, todo tratamiento que se aplica afecta a la señal mono/estéreo de toda la pista de audio.

Una herramienta de audio (como un ecualizador) que soporte el procesamiento central/lateral (Mid/Side processing) crea dos procesos separados, uno para el canal medio y otro para el canal lateral.Procesamiento Central-Lateral-1

El concepto de procesamiento central/lateral proviene de una técnica microfónica patentada por Alan Bluemlein en 1934. La idea original era recrear la forma en que un ser humano escucha una imagen estéreo. Llegó a ser utilizada eficazmente como una técnica de grabación para mejorar el “espacio” antes de que existiera la reproducción estéreo. La configuración básica es: un micrófono cardioide (central) y un micrófono bidireccional (lateral).

Ya sea durante o después de la grabación, el proceso incluye la copia de la señal del micrófono del canal lateral y una inversión de la fase. Como resultado tendríamos dos señales de audio, una llamada media (Mid) y otra llamada lateral (side).

Ecuchando la señal media se percibe una imagen mono. Cuando se agrega la señal lateral, cambia la imagen a estéreo. Cuanto mayor sea el canal lateral, más amplitud se percibe el audio. Esto es debido a la correlación de fase entre los dos micrófonos. Es una interesante técnica de grabación de sonido, pero ¿cómo se utiliza en el proceso de mezcla?

El procesamiento central/lateral en las etapas de mezcla o masterización separa una grabación estéreo normal en dos áreas separadas, de forma independiente. El procesamiento central/lateral te permite trabajar de forma independiente con el centro y los laterales de la imagen estéreo. El canal medio, (la suma de izquierda y derecha, o todo lo común a los altavoces izquierdo y derecho) se pueden aislar del canal lateral, (que es todo lo diferente entre los altavoces izquierdo y derecho) para su procesamiento por separado.

Para poder realizar este procesamiento es necesario haber grabado el audio en modo central/lateral o bien es necesario codificar la señal para su procesamiento. En este último caso, la señal se decodifica después de procesarla de nuevo en el formato de R+L convencional para su reproducción. Hay algunos “plug-ins” disponibles que realizan la codificación central/lateral en tiempo real.

Esta técnica central/lateral puede conseguir un sonido muy seductor, pero no siempre se traduce en un mejor resultado para una mezcla. Es importante ser consciente del efecto que los ajustes están teniendo en la mezcla escuchando atentamente. Un procesamiento muy suave central/lateral es generalmente favorable, pero, en principio, se deben evitar ajustes extremos que pueden causar cambios de fase o problemas de desequilibrio.

Aquí hay algunos consejos y trucos para utilizar el procesamiento de audio central/lateral con eficacia.

Mezclando:

Si una pista tiene varias partes de guitarra, enrrútala a través de un bus y utiliza procesamiento central/lateral en el bús de la guitarra. Automatiza para aumentar el volumen del canal lateral en un estribillo, u otra sección de la pista. Esto hace que las guitarras suenen más grandes sin tener que ajustar la panorámica, y como resultado la sección suena más impactante.

Del mismo modo, un ligero aumento de volumen en el canal lateral en baterías puede mejorar el sonido de la sala, o un ligero impulso al canal medio podría mejorar los timbales y la caja.

En un determinado instrumento grabado en estéreo, un refuerzo de la ecualización de alta frecuencia sólo en el canal lateral hace que los elementos “más amplios” suenen más brillantes. Un filtro baxandall o uno high shelf funcionan mejor. Esto ayuda a añadir claridad a un reverberación, sin enturbiar la señal demasiado.

Masterizando:

Si una mezcla suena turbia, intenta reducir las bajas frecuencias en el canal lateral con un filtro low shelf. Esto podría ser útil, por ejemplo, para ecualizar quirúrgicamente guitarras con mucho efecto estéreo preservando al mismo tiempo las voces y el bombo en el centro de la mezcla.

Si un compresor durante la masterización está luchando para reducir el rango dinámico sin que podamos percibir un estrechamiento o aplastamiento de la señal, utiliza un compresor en central/lateral para aplicar menos compresión en el canal lateral que en el canal medio. La energía del centro de una mezcla, donde bombo, caja y bajo se asientan, puede causar que el compresor actúe allí donde los elementos son más amplios, más ambientales y espaciales en la mezcla. Esta técnica ayuda a evitar ese problema.

Una mezcla acústica seca se puede calentar con una reverberación central/lateral. Añadir reverberación al canal medio, pero filtrar las frecuencias bajas de la señal húmeda para evitar enturbiar el bombo y el bajo. En el canal lateral, añadir 2-4% más de reverberación que en el canal medio, sin necesidad de filtrar.

 

Deja un Comentario